Agregar Noticias...
Como minimiza el daño cuando utilizas herramientas para peinar
Autor:
0
Minimiza el daño del cabello. Ciertas herramientas te pueden ayudar a obtener el estilo de cabello perfecto, pero también pueden quemarlo. Minimiza el daño cuando utilizas herramientas para peinar con estos consejos fáciles.

Los rizadores, las planchas, las tenazas y los secadores de cabello son herramientas que puedes utilizar para crear el “look” perfecto para cualquier ocasión, siempre y cuando las utilices en moderación. Por un lado, te pueden dar el estilo perfecto, pero por otro lado, la salud del cabello puede quedar en riesgo, causando quebraduras, daños y resequedad. Si eres una de las personas que no puede vivir sin las pinzas para cabello, necesitas aprender cómo protegerlo.

¿Qué sucede cuando utilizas herramientas para darle estilo al cabello?


El cabello humano contiene proteínas de queratina y enlaces de hidrógeno. Cuando utilizas herramientas que emiten calor, como las tenazas, las planchas o las secadoras de cabello, eliminas los aceites naturales y las proteínas, ya que rompen las cadenas de hidrógeno. De hecho, esta ruptura es la causa por la que las herramientas para cabello pueden darte el estilo que quieres ya que cambian la textura de tu cabello para alisarlo, rizarlo o suavizarlo.

En la industria del cuidado del cabello, se usa el término “cabello de burbuja” para el cabello que ha sufrido daños por el uso excesivo de estas herramientas. Este término proviene de la idea que el cabello tiene vacíos de aire en cada hebra de cabello. Cuando utilizamos calor con frecuencia para darle estilo, el cabello forma estas “burbujas” que contribuyen a una textura irregular y cabello más propenso a romperse.

De ninguna manera estoy recomendado que nos deshagamos de estas herramientas, ya que puede ser la única manera de darle forma al cabello; lo único que recomiendo es prestar atención y proteger el cabello cuando al usarlas.

¿Qué podemos hacer para que las herramientas que emiten calor funcionen para tu cabello?


Espera hasta que el cabello esté completamente seco para utilizar un alisador o rizador de cabello


Esto es absolutamente crucial para la salud del cabello. Usualmente, las “burbujas de aire” se producen cuando utilizamos un alisador o rizador con el cabello aún mojado. Debido a que el calor de estos instrumentos rompe los enlaces de hidrógeno, podría resultar muy dañino si aplicas el calor de un alisador o rizador. Espera hasta que el cabello esté completamente seco o utiliza una secadora de cabello a baja velocidad para acelerar este proceso antes de usar un alisador de cabello. Si no haces esto, podrías ocasionar daños irreversibles al cabello.

Ajusta la temperatura


Ajusta la temperatura térmica de acuerdo al grosor y a la textura del cabello. Si el cabello es muy grueso o rizado, necesitarás una temperatura más alta para lograr el estilo que buscas. Si el cabello es fino y delgado, deberías de utilizar una temperatura más baja, de lo contrario podrías quemar el cabello. La mejor opción es considerar la textura natural del cabello cuando decidas el estilo, y comienza con una temperatura baja y aumentarla poco a poco, si lo necesitas.

Busca las herramientas correctas


No necesitas gastar una fortuna y comprar las mejores herramientas, pero deberías de seguir ciertos requisitos básicos cuando seleccionas lo que necesitas:

  • Cuando se trata de planchas y tenazas, busca un producto con el que puedas controlar la temperatura y que tenga láminas de alta calidad. La tecnología ha ayudado a que las planchas de cabello sean menos perjudiciales para el cabello. Por ende, si tu plancha tiene siete años, es buena idea que consideres cambiarla por un modelo más moderno.
  • Las tenazas, así como los alisadores de cabello, deben tener la opción de control de temperatura. Existen muchas tenazas disponibles, escoge una dependiendo del tamaño y forma que quieras tus rizos. Un rizador pequeño resultará en rizos más pequeños y apretados; mientras que uno más grande, creará ondas de cabello más sueltas y flojas.
  • Cuando hablamos de secadoras de cabello, busca una que tenga una boquilla, ya que estas distribuyen el aire de una forma más uniforme. Si tienes cabello rizado, también podrías invertir en una boquilla para difundir el aire caliente. Si fuera asequible, considera comprar una secadora de cabello de alta calidad, ya que éstas tienen un flujo de aire más potente que una de menor calidad.

Protege antes de darle estilo


Es crucial que protejas el cabello antes de aplicar calor. Existen muchos productos para el cuidado del cabello, diseñados para usarlos con diferentes herramientas de estilo. Presta atención a los productos que contienen silicona, ya que este ingrediente actúa como una capa protectora para el cabello. Como precaución asegúrate que cualquier producto que uses esté específicamente diseñado para darle estilo al cabello. Los productos normales pueden ocasionar daños adicionales, y quemarás al producto junto con tu cabello.

De ser posible, permite secar al aire libre


Es bueno utilizar métodos naturales de vez en cuando. De la misma forma que el cutis puede utilizar un descanso de los cosméticos, el cabello también necesita un descanso. Trata de utilizar un rociador o mousse para textura cuando permites que el cabello se seque al aire libre, esto añadirá forma y volumen a tu estilo. Si tienes cabello largo y grueso y te molesta salir de la casa con el cabello mojado, lávatelo la noche anterior. Esto permitirá que el cabello se seque y repose toda la noche.

La prevención es la mejor manera de detener cualquier daño provocado por el calor de ciertas herramientas de estilo; piensa en el estilo como la excepción para una ocasión especial. Si eres adicto a darle estilo el cabello, como lo soy yo, aprende a hacerlo rápidamente y utiliza un champú y acondicionador diseñado para fortalecer el cabello. Si tienes un cabello dañado por el calor, nunca es tarde para comenzar a practicar hábitos saludables para el cabello.
Compartir:
  • Agregar Comemtarios
    Registrarse