Agregar Noticias...
Mascarilla hidratante: prepara la tuya en tres pasos fáciles
Autor:
0
La avena y la miel son conocidas por sus propiedades hidratantes. La clave para evitar la deshidratación de la piel es humectar el cuerpo interna y externamente.

La deshidratación de la piel ocurre cuando el cuerpo no está lo suficientemente hidratado interna o externamente.

Una persona necesita un promedio de ocho a 12 vasos de agua al día. Muchas veces estamos demasiado ocupados durante el día y no consumimos la cantidad de agua recomendada para mantenernos hidratados. El cuerpo tiene un mecanismo que nos hace sentir sed, lo que hace que consumamos más agua. La piel también nos avisa cuando está deshidratada al lucir cansada, irritada, escamosa y áspera.

La deshidratación de la piel puede ocurrir durante cualquier época del año, y puede agudizarse con la temperatura caliente o fría, el aire acondicionado, los saunas, los viajes y el estilo de vida.

Es fácil aliviar los síntomas de deshidratación en el cuerpo y la piel. Puedes comenzar consumiendo más agua y los nutrientes necesarios para permanecer hidratado, lo que incluye frutas y vegetales. Tu piel es un reflejo de lo que consumes, entonces, si no estás consumiendo los nutrientes apropiados, las señales negativas aparecerán en tu piel. También necesitas prestarle atención a tu régimen del cuidado de la piel. Usar productos que contengan ingredientes fuertes e irritantes puede afectar tu piel. Busca productos que contengan ingredientes suaves como sábila y antioxidantes. También, un paso extra que puedes tomar es preparar una mascarilla hidratante en casa.

Solo necesitas estos tres ingredientes simples:


3 cucharadas de avena
2 cucharadas de gel de sábila
1 cucharada de miel

Mezcla todos los ingredientes en un tazón. Luego, aplica la mezcla sobre tu cara con un cepillo de rostro. Déjala por 20 minutos. La avena y la miel son conocidas por sus propiedades hidratantes, y la sábila acondiciona la piel.

Para finalizar, lávate la cara utilizando agua tibia y un jabón suave. Sécate el rostro dándote palmaditas con una toalla limpia, y asegúrate de remover todos los restos de la mascarilla antes de aplicar una crema humectante. Esta es una forma fácil y rápida de mimar tu piel. Después de un largo día o semana, tu piel merece que la consientas.
Compartir:
  • Agregar Comemtarios
    Registrarse