Agregar Noticias...
La flora intestinal se determina en el nacimiento
Autor:
0
La composici?n de la flora intestinal depende, en primer lugar, de la manera en la que nacemos.

Cuando nos encontr?bamos en el vientre de nuestra madre, nuestro tubo digestivo era est?ril. No ten?a microbios.

Las bacterias y levaduras no se instalan en ?l hasta el momento del parto: 72 horas despu?s de nacer, nuestro tubo digestivo contiene ya ?millones y millones de bacterias y levaduras!

?Pero de d?nde proceden todas esas bacterias y levaduras? A?n lo desconoce mucha gente, pero para los ni?os que han nacido por parto natural proceden de la flora vaginal de la madre. 

Ahora bien, la flora vaginal depende en gran medida de la flora intestinal, por lo que las mujeres que en las ?ltimas semanas de embarazo tengan una adecuada flora intestinal, dejar?n a sus hijos una excelente herencia de especies microbianas para que siembren su intestino. Si por el contrario el intestino de la madre est? contaminado por especies oportunistas y pat?genas, por desgracia el beb? tambi?n las heredar?. 

De esta manera queda demostrado que la predisposici?n a padecer ciertas enfermedades tiene relaci?n directa con un tipo de microflora que se transmite de madres a hijos en el nacimiento. En particular ocurre con los descendientes de mujeres que sufren asma o dermatitis. Si durante los ?ltimos meses de embarazo la madre regenera su microflora (veremos c?mo), el ni?o no ser? portador de una flora que pueda provocarle eczemas y/o asma. De esta manera tan sencilla se puede evitar que el reci?n nacido sufra una deficiencia que puede arrastrar de por vida, y que a su vez podr?a derivar en una bronquitis cr?nica que requerir?a de asistencia respiratoria, convirti?ndole en una persona dependiente.

Existe otro caso igualmente preocupante y es el de los ni?os que nacen por ces?rea. 

El beb? que nace por ces?rea, al ser extra?do directamente de la placenta (habit?culo est?ril), no tiene contacto con la flora de su madre. Recibe entonces la microflora del entorno, es decir, del hospital, que suele estar poblado de bacterias resistentes a los antibi?ticos, en especial la desgraciadamente famosa estafiloco aureus (Staphylococcus aureus).

Si no se corrige a tiempo, la flora intestinal de origen hospitalario puede tener consecuencias dolorosas para toda la vida. 

As? que es muy importante que desde el momento mismo del nacimiento, las mam?s a las que por fuerza debe practic?rseles una ces?rea siembren el tubo digestivo de su beb? con bacterias beneficiosas para la salud. Antes de hablar de c?mo hacerlo, d?jeme que puntualice que incluso una flora intestinal buena en el nacimiento puede llegar a desequilibrarse. 
Compartir:
  • Agregar Comemtarios
    Registrarse